SIMPLEMENTE PEPE – cuento corto

cartonero1junta carton 
 
SIMPLEMENTE PEPE   ( cuento corto )
 
La neblina en aquel atardecer se hacia cada vez mas espesa,
ya pintaba una noche fria, de pastos, hojas y techos mojados,
el hombre empujaba su carrito sin preocuparse ni de la neblina
ni de las personas que con su ir y venir apurados escapaban de
la noche que se avecinaba, una noche en que las estrellas no darian
sus timidos y vacilantes destellos plateados a la ciudad donde una luna
regordeta y simpatica estaria ausente y no jugaria a las escondidas
con la soñolienta ciudad.-
Silvando talvez melancolico talvez alegre, aquel hombre que dia a dia
lo veiamos aqui o alla de la ciudad revolviendo en la basura, pidiendo
en una obra de construccion el papel de las bolsas de cemento o buscando
la botella de plastico en las bolsas de basura de los vecinos, sacando papeles
mojados muchas veses para secarlos a sol, pues papel mojado pesa mas y
quien lo compra no lo acepta..
Pepe no tenia casa, ni familia ni el calor de un hogar que lo esperara en
aquella noche de niebla que con su frio ponia las manos heladas y dolian
los pies, el silbava mirando  a un lado y otro de la calle buscando su bolsa
con su tesoro.. el papel viejo y sucio , botellas algo tan sin valor para la mayoria
pero oro en bruto para Pepe.-
Un camion amparado por el frio descargaba basura en un terreno de una casa
abandonada, la basura de una fabrica quizas, Pepe vio este espectaculo
delante de sus ojos los cuales se le iluminaron con alegria casi infantil al
contemplar esta escena..
Estacionando tranquilamente su herramienta de trabajo – un desvencijado carrito –
dos ruedas grandes dos largas varas y el lugar para llevar su carga..
se sento en el cordon de la vereda a espera que aquellos hombres terminaran
de vaciar la basura – poca distinguida labor para muchos – pero tan en hora
buena y apreciada para aquel juntacarton como Pepe.-
Metiendo su mano de dedos mugrientos y flacos en el bolsillo de su ropa que
talvez en su tiempo de nueva y limpia habia sido gris y hoy presentaba
un aspeto bastante desalineado para una persona que no fuera Pepe, su
mano estrajo una botella del bolsillo, pausada y pensativamente desenrosco
la tapa mirando el liquido que alli contenia que no era otro que vino tinto barato
y haciendo un imaginario brindis con el basurero que los obreros hiban dejando
a pocos metros de el, la desdentada y morada boca dejo escapar un sonrisa
que mas se parecia a una mueca, sus labios se cerraron apretando el pico
de la botella y dejar que el tinto vino quemara sus entrañas y porque no sus
viejas e inarrancables amarguras..
– Terminen muchachos, que lo que ustedes desprecien y tiren Pepe lo recojera.. –
( pensaba el juntacarton mirando la descarga de la basura )
La noche ya comenzaba a cerrarse y la niebla apretaba su manto sobre la ciudad.-
El motor de aquel camion anuncio a Pepe que debia empezar su trabajo, dejo
que las rojas lucesitas del camion se alejaran para entonces comenzar su
seleccion en aquel nuevo basural, a pesar de la poca iluminacion que llegaban tenues
 de los focos de la calle, suficiente para Pepe saber cual seria su valor..
– Unos papelitos y unas maderitas para hacer un fueguito y alumbrar un poquito mas..
llenare mi carrito para mañana por la mañana estar temprano en lo de Juaquin el compratodo.. –
El juntacarton hablaba en voz alta para si mismo mientras encendia el fueguito y
un pucho que llevaba pegado a la comisura de sus labios..
– Parece Pepito que estas de suerte, papeles y cartones al por mayor, mañana
tomaras vino, conseguiras grasa para las ruedas del carro, porque se las merece el pobresito,
y comeras carne.. te sacaste la loteria Pepe.. jajaja siempre dije que llegarias lejos !! jajajaja.-
Sonriendo y hablando solo, Pepe cargaba su carro de cartones y papeles sin importarle
que la niebla era espeza y humeda y comenzaba pasar su rotosa vestimenta,
de vez en cuando detenia su trabajo para besar el pico de su botella y dejar correr
el caliente liquido por su cuerpo, su carne quemaba por dentro y el frio golpeando
y golpeando por fuera sin que Pepe se enterara..
Luego de haber llenado su apreciado compañero – el carro – hasta el tope, lo
maximo que sus piernas y brazos podrian empujar, el hombre bostezo y penso
que deberia dormir para madrugar y asi estar al amanecer en lo de Juaquin el compratodo.-
Con la ilucion del mañana Pepe el juntacarton quedo dormido junto a su compañero
el carro y su monton de basura, con la botella apretada entre sus mugrientas y flacas manos,
el cuello de su rotoso abrigo subido hasta sus orejas y su cara vuelta hacia el monton
de basura, en su boca una sonrisa.. Asi amanecio Pepe..
El frio habia vencido al alcohol del vino en el cuerpo de aquel hombre, del que la vida
habia escapado en una noche de niebla y frio, pero antes le habia dado la ilucion
del mañana que no amaneceria para el..
Alli junto a su monton de basura amanecio el cuerpo de un hombre, al que
sus conocidos le llamaban simplemente Pepe, el que ya no tomaria su vino ni
engrasaria las ruedas de su querido carro ni comeria carne despues de su regreso
de lo de Juaquin el compratodo..
 
( Mario MARTINEZ DUARTE )
***** 1979
 
 
 
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s